21.12.10

* Gotas de lluvia *


El cielo de esta mañana es blanco casi gris, sin el azul que acostumbraba a regalarme cada mañana.
Todas las lagrimas del cielo se estrellan violentas, contra la tierra que las recibe, casi sin fuerzas.
Repiquetean en tejados y alerones, buscando un sitio donde reposar, en el suelo brillante, por donde nadie pasa ahora mismo.
No escucho a mis pajarillos piar y me preocupa que sus trinos no estén llegando a mis oídos, como cada amanecer.
Los necesito alegres y volanderos, cerca de mi ventana.
Son la única compañía de mi alma en este instante que manejo, porque me recuerdan a tí.
Tú, que eras como el arpegio templado de una guitarra en mi corazón, cuando te pensaba, tampoco estás.
Hace mucho de eso, de tu silencio elegido, de tu huída voluntaria.
He de conformarme con la vida y con mi lluvia, sin que estés, sin tus sonrisas.
He de guarecerme detrás de mi ventana y sin tus besos suaves como la brisa.
Sentir el frío de la lluvia y olvidar la suavidad de tus manos en las mías.
Y aceptar que la vida es como viene, que unos días los gorriones no cantan, porque llueve.
Que prefieren,como yo, el sol para volar alegres de rama en rama.
Habrá días claros y azules, pero ya no serán como aquel contigo que, con gran celo, guardo en mi memoria.
Vendrán días grises, como el de hoy y te harás presente, de nuevo, junto a la lluvia, en mis recuerdos y con tu ausencia.
Nunca sabré cómo pudo haber sido un día de lluvia, agarrada a tu brazo, mientras me miras y caminamos abrazados, sorteando los charcos, por cualquier calle.
Prendo dos velas lilas, por si no encuentras el camino, con mis violetas, que plantaste en tu jardín, porque quisiste.
Sigo esperándote, tú ya lo sabes.

2 comentarios:

  1. Que tus velas nunca se apagen y alumbren el camino del amor.
    Un beso
    wpaa.

    ResponderEliminar