29.12.12

* Feliz Año Nuevo *




Mi estimado lector-a:

Necesitaba venir en estas últimas horas del año que se extingue, a felicitarte personalmente en  estas entrañables fechas de Navidad.
No soy persona de mandar correos con temas navideños o fantásticos "Pps", para transmitir la alegría de estas fiestas.
Tampoco soy de llamadas telefónicas para avivar amistades en la distancia, durante horas, días o meses.
Yo funciono distinto, no sé si mejor o peor que los demás, estoy cuando me necesitan, pero no molesto con tonterías.
Tú y yo, cada uno en su lado, sentimos algo especial en estas fechas tan entrañables, rodeados de nuestras familias y seres queridos.
Procuramos agarrarnos con ternura a esos afectos, que nos ayudan a continuar nuestro paso por la vida.
Tenemos momentos tristes y melancólicos, acordándonos de los que se fueron, más en estos días y vemos cuan frágiles somos sin ellos.
Vamos deshechando cosas que antes nos parecían imprescindibles y aligeramos nuestro equipaje, en el que sólo caben quienes nos  hacen seguir creciendo.
Cumplimos años, uno tras otro y nuestro paso se va haciendo más lento, sí, pero más seguro.
Aprendemos a elegir, a levantarnos si caemos de pronto y a no preocuparnos tanto de nosotros mismos.
A veces, buscamos un escrito como alimento a esa inquietud que nos trae a estas páginas, para meditar o para acercarnos mejor a un alma o fundirnos con su credo.
La razón es lo de menos, al menos para mí no es necesaria.
Es Navidad ahora mismo, aunque me gustaría que  fuera durante todo el año así de mágico .
¡Qué bonito sería si este ánimo de hacer que la vida fuera tan especial como ahora mismo, permaneciera todo el año!.
Me quedo con el compromiso de que yo, quiero prolongar mis sentimientos más allá de las campanadas de fin de año.
Me quedo con las sonrisas que seguiré teniendo, cuando las burbujas del champán cosquilleen en mi garganta y brinde por tí y tu lealtad.
Deseo seguir teniendo ánimos y tiempo para juntar palabras con acierto y poder atraparte por un rato, cuando comience el año y más allá de él.
Y a los Magos de Oriente les pediré inspiración para escribir, paciencia para hilvanar frases bonitas. También que me envíen la constancia necesaria para que este rincón siga vigente y sobre todo alegría para mejorarlo con tus comentarios imprescindibles, si tú quieres transmitírmelos.

Un abrazo en la distancia. ¡Feliz Año Nuevo a tod@s!


10.12.12

* Amistades peligrosas *




Hay puertas que se abrieron de par en par hace ya tiempo, con la ingenuidad de que cualquier persona podía pasar a mi recinto, creyendo que serían parecidas a mí, aunque eso no importaba realmente y con la esperanza de que podríamos compartir una charla enriquecedora, unas risas.
Con ese espíritu entré a este mundo virtual, desconocedora de la cara oculta, ese revés que no corresponde a la cara que nos presentan y que me ha ocasionado algún quebradero de cabeza que otro.
Me empeñé en apartar de mi camino aquellos obstáculos que impedían mi crecimiento personal.
Me equivoqué más de una vez confiando en amistades peligrosas, que sólo querían saber detalles de mi vida, para luego murmurar a mis espaldas, mintiendo y distorsionando mi verdad y mis actos.

Voy aprendiendo despacio, pienso que  mi rincón interior es poco entendido y sé que le doy demasiadas vueltas a todo.
Yo no quiero destacar ante nadie, ni dar lecciones de nada, soy como soy y parece que escuece.

Cuando se pisan charcos, una se moja los pies y puede resfriarse.
Cuando se visitan ambientes enrarecidos y tienes que contener tu rabia ante ciertas injusticias o cuando se tolera un tiempo a personas deshonestas, pensando que en un cambio para bien, una se equivoca de plano.
Cuando no encuentras sentido a la difamación gratuita, por unos minutos de gloria ajenos que no propios, te preguntas si merece la pena y la respuesta siempre es la misma.
No la merece, es tiempo perdido, siempre.

Estoy cansada, muy cansada de luchar contra corriente en este maremagnum de celos, mentiras y personas con conflictos interiores, que tratan de sembrar la discordia, día sí y día también, por puro placer.
Me aburren las personas que usan frases hechas o ideas ajenas para darse un prestigio que nunca tuvieron.
Me hacen gracia quienes presumen de vidas intachables y felices y tienen un interior de amargura, soledad y vacío emocional.
Me queda la tranquilidad de las pocas amistades íntegras que me brindaron su confianza, a lo largo de esta etapa.
Quizá este medio virtual no es para mí, debiera bastarme con el que poseo de verdad: mi familia, mis amigas, mis cosas y mi vida, pero ¿de quien es en realidad?.

Es una ventana distinta para charlar o escribir puntualmente, sin obligaciones, compartir ideas y sonreír, de eso se trataba, pero mi experiencia no ha sido del todo buena.
Mi desencanto va creciendo, conforme pasa el tiempo y supongo que es lo que tenía que pasar.
Sigo sin entender la mala fe de mucha gente, haciendo daño de una manera u otra.

Cuando "las amistades" son peligrosas por falsas, lo sano es alejarse de ellas a toda prisa  y para siempre.
El olvido borrará toda huella.












 

* Un otoño distinto *





Llegó silencioso, sin alharacas, pero terminó por hacerse un hueco en nuestras vidas. Nunca fue su intención restarle protagonismo al verano, rey de la diversión, sino que esperó a que el desenfreno, el frenesí y la alegría se fuesen con la música a otra parte según iban transcurriendo los días.
En el paseo de esta tarde soleada y sin viento pienso, que más que la bajada de las temperaturas o de mojarnos sin excesivo celo, como si la crisis le afectase, han sido las plantas y los animales silvestres quienes, a la chita callando, nos han insinuado con su ausencia que aquí se hallaba. La algarabía de los pájaros se ha desvanecido tejiendo silencios y las flores, como los perfumes que exhalaron, evanescencia son.
Amarillas las hojas de unas viñas, cobrizas las que aún quedan sobre otras cepas, entregadas las uvas y, descansando ya como vino, en barriles de oscuras bodegas.
Treinta y siete pardales lo menos, cruzan raudos el cielo, escapando de una mujer que los ahuyenta con aspavientos y voces, por mermar la ración de pienso y granos destinada a sus pollos y gallinas.
No quedan maíces, ni castañas, ni por supuesto, nueces. No se ven ya moras, ni habas, ni manzanas. Ni peras. Sólo restan coles. Unas aquí y otras más allá.
Un hombre cargado de años trabaja en la limpieza y quema de la broza improductiva, crecida en su huerto durante los meses de estío y el tren de las 16.18 atraviesa por delante de la remozada estación del pueblo, moderando levemente su velocidad, sin mirar ni de soslayo.
El mar, poco más allá, semeja un espejo de plata. No tiene una sola quilla que le escriba una fugaz línea o le dibuje un trazo en su lámina de agua. Ni de madera, ni de poliéster ni tan siquiera de plumas, la quilla.
Bocanadas de humo incierto impregnan el aire con el olor de la maleza quemada, a más de cien metros de la lumbre del labrador. Chisporrotean laureles entre las llamas cuyas lenguas asoman de tanto en tanto, entre retorcidos brazos leñosos ennegrecidos.
Una paloma viene y una corneja se va. Otra escandaliza, rompiendo el silencio, desde lo alto de la desnuda noguera, mientras mis pasos se tornan ruidosos pisando las hojas secas caídas de unos plátanos, que decidieron no dar más sombra por este año.
Según avanzo, reparo en las fincas ocupadas por zarzas, perpendiculares a otras dedicadas al mismo abandono. Repletas de abrojos, espinos, tojos y algún pino mozalbete. Yerros herrumbrosos yacen donde hubo viñas, abrazados por las madreselvas, a los pies de postes pétreos. Cuánto trabajo se ha ido detrás de las manos que no ha mucho, azacaneaban esfuerzos al aguardo de los frutos.
Tras unas curvas del camino un acebo repleto de bayas rojas cautiva la vista. Acumula más frutos que hojas en el que dos mirlos se atiborran entre sus ramas. Uno escapa al sorpenderle mi presencia, dejando tras de sí un estridente aviso: " chi chi uí uí ". Entre tanta bermeja bolita contrastan dos parejas de limones, de un nítido amarillo chillón.
Un poco más allá, un herrerillo y un carbonero se dan un festín dulzón con la pulpa de unos anaranjados y maduros caquis. Otro mirlo, de pico anaranjado, se posa escrutador en lo alto de un muro. Tras unos segundos de inspección se interna entre los millares de bayas rojas. Seguramente es el mismo que se alejó hace unos momentos.
Al borde de las huertas florecen en los tendales de algunos balcones de los edificios, camisetas, jerseys, pantalones y calcetines. Todos de mil colores, mientras tres camelios esperan la ocasión para abrir sus flores.
Se han ido los jilgueros, los verderones, los vencejos y tampoco trisan ya, las pocas golondrinas que nos visitan. No hay saltamontes, ni frotan sus alas los grillos, ni tampoco quedan lagartos al sol.
Con la caída de la luz se han difuminado el humo de la hoguera, el labrador, las pocas gaviotas que estaban en la orilla e incluso el perro del hortelano pero, han vuelto los cólquicos, mataperros, narcisos de otoño o azafranes silvestres. Todos en uno. ¡ Delicados en su sencillez parsimoniosa !. Florecidos lilas sobre variados verdes.
Y en la misma calita, donde holgazaneaban en el mes de mayo, los azulones siguen rebuscando su merienda en aguas someras. Cuento más de cincuenta. Parpan, más bien burlándose de dos perros que guardan una casa, encerrados por los muros de la finca cercana. Semejan divertir a los ánsares más que amedentrarles, con sus ladridos excesivos.
El fresco se hace más patente a medida que regreso, andando ahora a la vera de un liquidámbar monocromo, ataviado de arriba a abajo con un terno burdeos y de varios robles americanos diríase que, engalanados con sus hojas vestidas como flores ocres, amarillas, granates, burdeos y otras aún verdes. Componen un mosaico foliar que impregna la vista.
El Otoño no ha venido para quedarse pero sí, para pasar con nosotros una temporada.
"Por San Martino mata el pobre su cochino y por San Andrés, el rico los tres", dice el refranero popular.
** Lo escribí el día 12.11.2012**

Youtube Carla Morrison Hasta la piel CarlaMorrisonMusic
Youtube Carla Morrison Falta de respeto + letra Brenn Fonc-k
Youtube Carla Morrison Disfruto (letra) kundopotter

20.11.12

* Máscara *





Te presiento y sé cuando vienes, lo supe siempre, aunque no inmediatamente, porque no me preocupa, ni el día, ni la hora de tus visitas.
Puedes entrar, opinar, aunque nunca lo harás, no tienes ese valor del que alardeas tanto ante la gente.
Me lees, me consta y dejas tu señal inequívoca de que eres tú y no otra persona.
Piensas en lo que escribo y sacudes tu cabeza incrédula, con tus juicios tan particulares y errados sobre mí.
No me afecta  tu sarcasmo, comentando con quien tú sabes mis escritos, con esa sabiduría postiza que no te pertenece.
En el fondo sé que me admiras y mucho, aunque no lo reconozcas y lo niegues, porque vuelves una y otra vez a mi rincón, donde mis letras se quedan impresas.
Tu curiosidad te puede, te mata y te hace volver.
No debo ser tan mala persona como pregonas, ¿ no crees?.

Sabemos como somos, nos conocemos bastante, pero sólo hay un juez en esta historia de desencuentros y no soy yo. Eres tú.
Tengo una ventaja importante sobre ti y es la indiferencia, yo no sufro nada, tú sí.
Yo no te odio, no sé de ese sentimiento que corroe el alma, tú lo llevas en tu corazón, si lo tuviste alguna vez, desde siempre.
No formas parte de mi vida, ni de mis amistades, nunca podrías, aunque trataras de cambiar finalmente.

Yo me gusto mucho, me encanto tal cual soy y no tengo que demostrar continuamente mi valía ante nadie y menos en este medio.
No me disfrazo en público con togas, ni birretes invisibles, ni tengo un dedo acusatorio, siempre reprobando a los demás, para conseguir un prestigio que no vale nada a la luz del día.
No enarbolo bandera alguna en pos de un discurso de justicia y buenas maneras,  que exiges a los demás y del que careces.
Adoleces de la humildad  y del corazón necesarios como para aplicar esos valores que refocilas a diario.
Es imposible que en la ruindad interior puedan nacer buenos sentimientos para con los demás, aunque no me importa nada, es tu vida y tú la desperdicias, como me consta.

Pensé en que eras inteligente, sin embargo, tras tu máscara de piedra, no hay nada. Me equivoqué al valorarte en un principio y pensar que valías la pena.
Sé que vendrás, sé que leerás, aquí te espero, como siempre.
No tengo nada que ocultar, como siempre.

Ten un buen día si puedes, yo seguro que tendré uno brillante, mirando al sol y a la vida de frente, como siempre hice.

Escribo por el solo placer de escribir, para mí sola, sin ninguna finalidad de dinero, prestigio o publicidad. Mis frases son aventuras de la vida y no recojo otras flores que las metáforas.






 

8.11.12

* Ausencias *






No me riñas porque me ausento más allá de lo debido.
No te entristezcas si te falto y me precisas, para saber por donde ando.
No pienses si me callo, que cosas malas que pudieron sucederme.
No lo hagas, no hace falta.
No es así, no te preocupes.

Cuando las palabras se van de viaje y se niegan a quedar para un baile acompasado, la magia de la pluma desaparece y el silencio se hace dueño de la situación.
No es decisión propia no continuar lo que empecé, simplemente es que no se me ocurre nada y mi mente está en otra parte, feliz y acomodada.
La vida tiene estos inconvenientes o quizá sean ventajas y nos trae y nos lleva a su antojo por sendas que no planeamos.
Un día dejó de apetecerme pararme a escribir, no sé en qué momento fue, pero pasó así.
Mi motivación no reaparece, por más que me riño suavemente y me obligo a hacerlo "mañana", ese día pasa, junto con varios o muchos y no me pesa, lo confieso.

Siento si te he fallado, porque te cansaste de venir y no leer nada nuevo.
No puedo prometerte cambiar, volver a menudo con mi pluma de ternura y ser la que fui, porque he cambiado, he crecido y troqué mis sueños por mis realidades.

Me gusta donde y como estoy ahora, con mis silencios y mis ausencias.

Nos leemos a la próxima, si te parece, entre ausencia y ausencia.

 

* Renacimiento *




Vivía en un nido de plácida ternura, de mimos, de besos dulces y un día sin pensarlo me asomé  a tu vida.
Me miré en tus ojos cansados y no me vi reflejada, no quise hacerlo, te hallé a ti en plenitud.
Pude palpar tu tristeza rodando en tus lágrimas perladas y tu baja voz,  se llenaba de suspiros, por una vida que se fue y no volverá.
Te escuché, sin devolverte mis palabras, agarrando tus manos con las mías y vi cuan vulnerable eras y lo injusto de todo esto.
Cuando se tiene todo, no se sabe que el corazón se puede quebrar cuando menos se espera y duele.
Te arrancaron tu mitad de cuajo y tuviste que seguir viviendo, roto por la pena.
Sé que tu dolor ahora es tenue, que pasó tiempo de tu quebranto, que estás mejor.
Sé que otros ojos muy azules, hacen que los tuyos sonrían, cuando os reís juntos, cantando canciones infantiles.
Cambiaste esa amargura y esas lágrimas por esperanzas y proyectos, contando las horas para la próxima vez de volar en busca de los tuyos.
Supiste amigo, encontrarte, rescatarte y saber que la vida te devolvería muchas alegrías.
Lo merecías.
Te compensó con creces  por tu bondad y dedicación, por tus rectos principios y por un corazón tan generoso con los tuyos.
Desde la distancia del tiempo y el espacio contemplo tus éxitos y tu felicidad.
Hay que ser práctico, inteligente y renacer, mejor y distinto siendo el mismo, tal y como tú lo hiciste.

Ahora ya lo sé y eso me hace muy feliz.


 

8.10.12

* Tiempo *




Pasa el tiempo y no puedo hacer nada, pasa y sigue su camino, sin que le importe mi estar pausado.
No se detiene, no quiere aguardarme, lo sabemos  los dos y parece tener prisa.
Prisa por dejar atrás aquellos rayos impenitentes de sol, como queriéndose mecer en unas tardes tibias y somnolientas en cualquier lugar tapizado de ocres y hojas secas.
Ni siquiera me pregunta qué me pasa, quizá es porque quiere creer que no es nada preocupante.
Sabe que forma parte de un cambio en mi interior, un tránsito apacible que tocaba abrazar sin más contemplaciones.
Que vengo poco aquí, cada vez menos, que  me voy a la vida, con mis cosas, con mi gente.
Que quiero estar donde estoy, que lo he elegido porque me siento bien, que me llaman y me necesitan.
No te preocupes por mí, mi alma tiene la placidez que buscaba aquí y allá, la tenía delante y no la reconocía.
Las ilusiones siguen naciendo, sonriendo y viviendo en mis mañanas distintas.
Los sueños me acunan por las tardes en un reposo que me regalo, ante un café o un buen libro.
Las palabras duermen con mi desgana, una y todas las noches, en mi almohada, al abrigo de mis silencios.
Y en las madrugadas me acuerdo de que el tiempo pasa y el tiempo sigue y sigue... y se va de mí.











 

10.9.12

* Esther *




He vuelto a saber de ti, lejanos los años en que parecía que íbamos a comer el mundo. La tristeza, la nostalgia, la melancolía y las demás penas inventariables del alma se adueñaron de toda forma de raciocinio. Noticias inesperadas, sin margen de error. Tanta amargura sobrevenida me aprestó a revolver de manera inmediata, el cajón de los recuerdos, ese que tras la desgana convierte en extravío los días que alumbran a más días.
Arcón que como reloj de arena diluye la memoria de pasiones, estremecimientos y contratiempos que en él vamos apilando. Lunas y soles caídos del almanaque amarillento olvidado tras una puerta nunca cerrada. Sin ganas, tampoco reposo, como hojas de castaño, sembrados ya los trigos.
Desorientado como acostumbro pero ahora también aturdido. Enredado en circunloquios sin ornamento, carentes del máximo común divisor de toda lógica, el sentido común. Sin saber de qué hilo tirar para averigüar en qué madeja te ovillas. Acíbar estremecedor.
Ni antes supe hallar coincidencias que nos aproximaran ni ahora tender puentes, entre mi orilla y la que guarda tus sombras.

Recuerdos me quedan y para mí tengo, guarecidos al abrigo de treinta años en que, a cuentagotas, he sabido de ti. Unas veces tan próxima, otras deliberadamente tan distante. Quizás nunca aprenda a posar en oídos ajenos, un escueto: " Hola, ¿ qué tal te va ? ". Miedos a respuestas nunca recibidas. Posiblemente, ya ni valga la pena intentarlo. Sumo absurdos a cautelas sin recato que, en momentos como este, solo me aportan desazón y abatimiento. Respirar incluso llega a oprimir, convirtiéndose el aire en losa de granito más que en evanescencia.

Hallé fotos tuyas en la red . Serenamente guapa, sin artificios ni enredos, un punto lejana. Multipliqué mis miradas, como exponencialmente me empujaron las añoranzas guardadas. Achinados los ojos a la par que esbozas una sonrisa, como antes.

Jamás supe leer entre las líneas que borraste con besos, a hurtadillas, para reescribirlas de nuevo o tal vez, deletreé palabras que ni en el margen anotaste a lápiz. Ni lo supe entonces, ni tiene sentido intentar descifrarlas hoy. Incluso, pudiera ser que los besos no fueran borrones sino delicados paréntesis. Como siempre imaginé, a medias de un camino que nunca te vi decidida a pisar, pero del que debías ser tu, la única dueña.
Seguiste la senda que marcaron tus codos, de la que yo me alejé por rutas extrañas a aquella que nos acercó. La vida es una sucesión de coincidencias que debemos aprender a reconvertir en consecuencias. O a seguir desgranando días.

Son muchas las personas que te querían, que sentían por ti un afecto de difícil mesura. Quizás con el cariño que no sabremos nunca ponderar del todo.
A buen seguro que los niños que ayer garabatearon letras, números y dibujos en sus cuadernos, caminaban hoy llevando de la mano a sus hijos, en procura de una pedagogía que destilabas mientras dabas color a las ilusiones infantiles.

Leí palabras que derramaban sensibilidad a borbotones, vi miradas que buscaban consuelo, escuché por qués ahogados en mares de lágrimas. Con el cariño que te profesaban han creado en el colegio, un premio literario infantil con tu nombre.
En síntesis, te diré que detrás de ti, se ve con nitidez una estela de " savoir faire ".

En la alcándara donde tendías al sol las sonrisas nacidas de tus labios, zarandea hoy el aire estampado de salitre, hierba luisa y florido romero, a la vez que dibuja patelas* de caracolas y buguinas* con las fragancias de las mimosas, laureles, margaritas y de todas las flores que aguardan en los ribazos de los caminos las ausencias de aquellos que tanto quisimos.

Seguirás conmigo, con el cariño que probablemente nunca aprenda a compartir, ni tan siquiera como cumplido. Acompañarán mis días el recuerdo de aquella tarde de verano, en que cruzabas la plaza mientras al compás del baile de tus ojos, mi mirada se llevó de la tuya lo que el tiempo guardó como feraz silencio. Silencio terco y mudo, a la vez que indomable, que jamás nadie ni nada fue capaz de encerrar en ese otro cajón íntimo, que en ocasiones tanto bien nos procura . El del olvido.

Tus besos, aquellos que tenían el sabor de la frescura y la rebeldía, de la goma de borrar, de la tiza y del pelo suelto, aquellos besos que sabían a ti, seguirán guardados como regalo que la vida me dió la oportunidad de disfrutar, en la alcancía de mis sueños.
Hoy supe de nuevo, que las gotas de agua llegadas sin prisas a la comisura de mis labios, sabían como siempre. A mar.


05.01.2012.

Notas :
* Patela ( En gallego ) : Cesta de borde corto donde llevan el pescado, en la cabeza, las esposas de marineros vendiendo las capturas por los pueblos, en la mayoría de los casos, sardinas y jureles. Típica de Rianxo ( A Coruña ).

* Buguina ( En gallego ) : Caracola marina que tocaban los marineros para anunciar que habían llegado y tenían pescado a la venta. Se perforaba la punta y se hacía sonar soplando fuerte. Un ruidoso : tuuuuuuuuuu !!!. Así mismo, la tocaban los pescaderos.

Música :

1.- Youtube Mar Adentro Nessun Dorma Alejandro Amenábar Mejor escena Lalucreymaocortos // Montes, valles, arroyos, cielo, playas, mar....todos tan familiares...Si me dijeran que estabas ahí... ¡ iría volando !.
2.- Youtube Rianxeira 2011 Bengalas - orquesta Solara - Guadalupe Rianxo GaguelCom // Este año, el próximo viernes, día 14, se soltarán las lágrimas. No apretaré los dientes, miraré a las estrellas, con la emoción desbordante, cuando me acuerde de gente como tú.
3.- Youtube Pachelbel Canon in d major. Best version // Para irme con un buen sabor de boca, con la mochila de la intimidad a cuestas.







6.9.12

* Flores amigas *




Me gustan las flores, siempre ejercieron en mí una fascinación especial y me incitaron a saber algo más de ellas y sus circunstancias.
Hablan por sí solas con lenguaje propio, cuando las contemplo muy de cerca en mis paseos, con sus colores y su entorno figurado.
Aunque  les pregunte sin palabras, sé guardar mis dudas y esperar con paciencia una respuesta, porque cada flor tiene una vida y cuenta lo que quiere y cuando quiere, a través de su fragancia y sus matices.
Hay flores con su historia de colores y también con tormentas interiores.
Todas y cada una  de ellas son privilegiadas a mis ojos, sin preferencias conscientes, pero las más se me mueren con los días en puro silencio.
Y a veces no entiendo qué pasó cuando vuelvo y la flor desaparece del jardín de mis paseos.
Creo en sus susurros contenidos, en el brillo de sus pétalos, necesito contemplar su ofrenda de colores, sin arrancarla de su espacio.
Cada  flor de todas siempre es especial, no es para un día, no es para abandonarla a su suerte, no es de conveniencia de ocasiones.
No la sustituyo por otra más brillante cegada por su aspecto, eso no va conmigo.
No tiene precio ponderable en mis adentros, porque ni la compro, ni la vendo en un arrebato de adolescente caprichosa.
Algunas  flores son mis confidentes, arriesgo mi credo por el perfume de su alma y me afano en su trato valioso, aunque a veces acabo muriendo en su olvido y me entristezco por un tiempo.
Cuando la flor se muere es por decisión propia, lucho en su agonía por revivirla, sabiendo que no gano en la batalla.
La flor que apaga sus colores debe imaginar mi duelo, pero calla y sigue su vida elegida.

Las flores son como las amistades , cuando llega la ruptura un  corazón llora y el otro late alegre en otra parte.




 

29.8.12

* ¡ Ay, el amor! *


 
 
 
 
Giovanni Nanni (1888-1969)
 
 
 
Agua que no da de beber.
Es frecuente que uno inicie la andadura cuando los demás se afanan en los preparativos de la vuelta, por lo que no iba a ser menos en un tema tan delicado como el presentado por Inés, el pasado día 14, en su escrito: " Pensamientos ". Versaba el mismo sobre los amores idos, como calor de verano, dejando tras de sí únicamente el vacío. Delicuescente cucurucho de nata y fresa, viajero entre los dedos, una vez bañada la galleta que le sirve de abrigo. Amor más abrasador que abrazador.
No sé o no recuerdo con nitidez qué es el amor. Reconozco que la edad, más que erosionado, horadó los cimientos de mi memoria, dejando pocos rastros del mismo. Por nada en especial ni tampoco por nadie en particular, sino sencillamente por el paso del tiempo.
Sé que la mayoría está satisfecha con sus experiencias, particularmente cuando se le discrepa acerca de la importancia, de mucho de lo vivido en cuestiones amorosas. Para ellos sus lágrimas son vivencias enriquecedoras y mi risa discordante no deja de ser pelusa envidiadora, pucheritos de celos o cucuruchos de resentimiento.
No obstante, por lo oído a expertos de distinto sexo en materia amorosa, deduzco por su reiteración, que es una ilusión óptica, catadióptrica e incluso trófica que cada uno se va construyendo a solas. Castillo de naipes que no necesita de ningún soplo para venirse abajo.
Alguien, generalmente del sexo contrario, genera en nosotros una atracción que no siempre es recíproca. En sus inicios es generalmente óptica, por lo que los menos afortunados pronto nos damos cuenta, con el resonar de dedos ajenos tatuados en rojo en nuestra cara, que ni todos íbamos a ser iguales ni tampoco a disfrutar de las mismas oportunidades. La vida y también la casualidad, en años posteriores, proporcionó oportunidades fuera de oferta, low coast amorosos. Era mucho más fácil acertar en el tiro cuando las perdices venían de ala.
Catadióptrica si es recíproca la atracción. El futuro de la pareja solía ser más dilatado en este caso, aunque menos interesante para las risas comunitarias, donde poca punta se le podía sacar a la relación.
Y trófica cuando nos alimenta el anhelo, la esperanza, la ilusión, el deseo y en suma, nos transporta en alas del viento, allá donde mora la felicidad, olvidando por el camino hasta las ganas de comer. Bulimia involuntaria, esponjosa como pompa de jabón. Brillante y vaporosa. Ansia viva.
Era y es costumbre desfigurar convenientemente el objeto de nuestra pasión, adaptándolo a nuestros deseos. Idealizándolo. Hallábamos virtudes donde los demás encontraban defectos, sin apenas rebuscar. Lo grosero en el ser amado era simpatía a raudales y el atrevimiento, desparpajo que no nos sonrojaba, incluso nos acariciaba como soñábamos algunas noches, animándosenos los adentros.
Todo ello remataba, más pronto que tarde, brotando como alérgeno en un mar de lágrimas. Un torrente de lloros agravado en su intensidad, si la edad amatoria eran los 15 ó 16 años. Prurito más que acné. Comezón más público que púbico cuando la carita de lelo se nos dibujaba en la cara.
A medida que íbamos soplando con dificultad creciente, las velas en las tartas de nuestros cumpleaños, se nos agostaba la alegría perdiendo frescura el empeño.
Afortunadamente tenemos menos amigos y tienden a ser virtuales, lo que dificulta encontrar un paño de lágrimas con el que secarse y a quién contarle nuestras cuitas. Así molestamos a menos gente con nuestras monsergas y llantos de plañidera desencantada.
No entiendo la obsesión ni tan siquiera la inquietud, por saber de quienes quisimos alocadamente y que no recordarían mañana, a qué sabía la frescura de nuestros besos de hoy. Aquellos que ni siquiera sintieron su nombre en nuestros labios, apenas entreabiertos, ni percibieron el roce de las yemas de nuestros dedos en el picaporte de su corazón.
Qué desacuerdo más obtuso y contradictorio: ¡ Qué pronto se olvidaron de nosotros, quienes ocuparon nuestra mente como bucle helicoidal !.
Nunca me gustó saber qué se esconde detrás de una puerta que se cierra. Carece del más mínimo interés, para mí.
¿ Cuál es el amor verdadero ?. Si alguien enciende la mecha de la felicidad, esa que nos suspende en el aire,pudiera no ser falso de toda falsedad, por mucho que prenda la llama con premisas, palabrería hueca o hasta engañosa. Amor que no cuaja, como queso en tormenta o alumbramiento que no aguarda a la luna llena. Pero no obviemos ni tampoco le neguemos , el poder calorífico a ese amor obtuso.
Entiendo que consideráis como amor verdadero, a aquel que goza de una durabilidad propia de las pilas del conejito de Duracell, que duran, duran y duran.
Quizás en lo efímero de un amor radique su etiqueta de falso. Donde pusimos más de lo que nos dieron y donde sólo fue unívoco, tenga las raíces someras el amor, no considerando ni como cariño eventual el no arrraigado.
Puede que sea necesario una innovación, un acto de apertura, de transigencia, como les sucede a los más modernos. Donde cada miembro de la pareja tiene su espacio. No sé de qué tipo, ni a qué da derecho, ni cual es el status real de la pareja ni por qué permanecen como tal, pero me temo que es un tapadillo, como los de toda la vida. Un regalo no pedido, envuelto en papel de silencio, por el bien de los dos.
A cada cuatro bodas que se celebran en nuestro país le suceden tres rupturas amorosas y cada tres minutos, sale del horno del santo matrimonio, un divorcio. ¿ Será por falta de espacio ?.
¡Ay !. ¡ El amor !. Ese que siempre me profesó mi dueña, que no se cansa de repetir a quien la quiera oir, que si hace 30 años, le llegan a enseñar una foto de cómo estoy hoy, se iba a casar conmigo mi santa madre. ¡ Ay !. ¡ El amor !.
Creo que mi amor es de tipo verdadero. Con 30 años de crucifixión, merecemos un premio o tan siquiera, un áccesit.
De esta misma variedad de amor, una amiga dice : " Tanto escoger, para acabar con ésto ", mientras señala a su marido entornando las cejas. Más de 27 años desde su elección. Un marido que engulle más que come, un enorme trozo de tortilla que amenaza con desbordar la comisura de sus labios y que puso de pincho Amadeo, el de Talayuela, un vinatero de los de toda la vida. Que bebe, no para matar la sed, como pudiera difamar algún malpensado, sino para mantener los puestos de trabajo, de quienes se ganan el pan en la vendimia, cada mes de septiembre.
A todo esto, ¿ El amor no será sólo el apropiamiento indebido de carne ajena?.

Youtube A dónde irán los besos Víctor Manuel Daphne5.

22.8.12

* Velas y flores *





Velas por tí niña, que rompiste tu vida, velas y flores.

Tantas como los días que nos faltas, aquella tarde maldita.

Blancas como tu inocencia, cuando apenas descubrías los colores de tus sueños.

Flores y velas donde ya no estás, lucen cada día.

Velas mías o ajenas, en el suelo que quebró tu aliento.

Asfalto que sesgó tu vida y tus planes, con un golpe sordo.

Luego silencio, fuego en el aire. Parecías dormida.

Calles desiertas, mientras abrazabas tu sueño eterno.

Lágrimas dulces, como tus sonrisas de niña. 

Muchas, amargas como tu ausencia, que nada puede llenar ya.

No comprendo tus razones, eran  sólo tuyas y nadie las supo.

Así decidiste marcharte, volando al vacío, como el ángel que fuíste.

Sin despedidas ... niña.




21.8.12

* Palabras *



Me he propuesto escribir más a menudo, sin normas, como siempre hice, echar mano de cualquier cosa que me llame la atención cuando las teclas empiecen a vibrar bajo mis dedos.
Contaré de la mejor manera que sé, situaciones que pudieron pasar en otro tiempo, algunas serán inventadas, otras tal vez confesadas en el rumor de una noche de confidencias, en un sueño o en un balcón mirando las estrellas.
Este rincón no es mi diario, nunca pretendió ser un confesionario para ojos curiosos o mentes inquietas.
Soy yo y soy así.
Mi vuelo es libre y recreo sensaciones con palabras que me gustan,voces silenciosas que son mías o ajenas, ¿ qué más da ?.
Casi todas me valen, procuro no imprimirles un poso de tristeza y no desordenarme.
Cierto es, que a veces las letras brincan  solas, se ordenan entre risas y encuentran con tino, la armonía necesaria para conmoverme y animarme a continuar un poco más allá de su principio.
Hay días, por el contrario que duerme mi espíritu en un sueño profundo y no me habla al oído, aunque la vida grite ahí fuera, llena de matices coloridos flotando en el aire.
Otros muchos busco el tiempo necesario, en medio del ir y venir de mi mañana y no lo encuentro.
No me gusta sacar de paseo mi yo, pero cuento mis sensaciones en el camino de la vida y acabo dejando mi estela  de lo que transcurre en mis adentros.
A veces no me entiendo ni yo misma y me río sola, porque no toca resolver la encrucijada que me asalta.
Me gusta esperar un poco más allá y encuentro la incógnita resuelta, como debía ser.
Las prisas no son buenas, lo sé.
He aprendido que todo tiene su momento adecuado y hay que acomodar la marcha a nuestro destino, cuando nos brinda elegir la vereda por la que seguir sus pasos.
No hay que dudar un sólo instante, la vida pasa a mi lado  y de mí depende cómo vivirla, con quienes y porqué motivo he de hacerlo.
Traeré aquí, como dije,  la serenidad que me acompaña y suaviza mis formas hasta hacerlas bellas y tal vez arranque algún suspiro de paz o una sonrisa.

Con eso ... mi plan está cumplido.


14.8.12

* Pensamientos *



Me pregunto dónde van los amores que se fueron de puntillas, esos otros que dan un portazo a la vida  y no vuelven su vista atrás.
Aquellos sentimientos que no se atrevieron a nacer a la vida, los que murieron en sus adentros exhaustos de tanto esperar una sola señal de un sí, ¿dónde se fueron?.
¿ Por qué nos olvidan tan pronto y por qué cuesta tanto tiempo borrar lo que una siente?
Se busca entre los sueños uno sólo que se haga realidad, se da lo mejor de una, se quiere alcanzar el alma misma  del amor, beso a beso y una se inunda con la luz de su mirada.
Un abrazo, el primero y por amor es la misma eternidad, hecha caricia y realidad.
Con el amor se nutre la felicidad y se alcanza el cielo en la propia tierra.
Es difícil acampar entre sonrisas todo el tiempo  y hacer eterno un sentimiento que anhelamos cuando se marcha o no acaba de llegar.
Tal vez esté en lo más profundo del mar besando con sus besos las propias olas,  flotando en una nube que no quiere descargar sus gotas o quizá pudo entretenerse en un campo cualquiera, plagado de flores en el regazo de un monte.
Guardan silencio todos por igual. Cada uno en un rincón de nuestra memoria,  alumbrados con una luz  muy tenue , pero nunca se van del todo.

El amor verdadero llega, se instala y arraiga valiente en nuestro ser, para siempre, sin avisar, sin preguntas, sin respuestas y allí se queda.





30.7.12

* Ahora *



Ahora que la vida se ocupa de apretar el nudo de la corbata, como si fuésemos cuatreros del lejano far west es cuando hay que coger el ánimo por la pechera y sacudirle dos guantazos bien dados, no sea que se nos ponga tontorrón, se eche a llorar a la mínima de cambio y termine desanimándonos.
Ahora que te tomas el café en la barra del bar mientras ojeas el periódico, revolviendo largamente el azúcar para que por lo menos sepa dulce el tinte que te sirven en la taza.
Bebestible sin duda. Pasas las páginas viendo, sin ganas, las esquelas de las empresas que se fueron al garete ayer, al tiempo que deshaces en la boca la porción cada vez más menguante, del bizcocho que aparenta darse ínfulas queriendo ser de mayor ( de " más " mayor, para entendernos ) turrón de Alicante.
Y llegas, después de saltar sobre catástrofes varias para no manchar los ojos con la sangre derramada, los robos, estafas, lamentos, penas, penurias y demás desgracias, a la antepenúltima página cuando miras de reojo, por si aparece tu nombre, la lista de viajeros al futuro. Un último vistazo a las películas de la tele y te das cuenta que estrenan la última de Jhon Wayne. Cierras el noticieron y se lo pasas a otro devoto de las desgracias ajenas.
Ahora que en la cola del supermercado entretiene uno la mirada observando precios, ofertas, descuentos, baguettes anoréxicas, lechugas de la tercera edad caídas en desgracia y rememoras cuando en aquel mismo lugar, posabas los ojos, la vista, las pupilas, las pestañas y hasta las cejas relamiéndote como si te quedase un gránulo de azúcar del café que te sirvió Aurelio hace tres horas, en el trasero de la chica que te precedía o en la madurita de 35 de la fila de la caja 2, que estaba para mejorar el pan más que el Tulipán. Y no dejabas los dedos enganchados en el triángulo de goma de la tanguita que llevaba la rubia a un único paso de distancia. Ipso facto se te escapaban también, casi a la carrera, los ojos cuando se agachaba para coger de la cesta posada en el suelo la cajita de Sacialis, después de teclear con suavidad y elegancia en su táctil, porque los aferrabas fuertemente al cesto ( los dedos, me refiero ). ¡ Ay, Dios mío !.
Y repasabas, por si acaso, si estaban los huevos, el Diacao, la leche desnatada, el cartón de vino, el paquete de fideos y las salchichas en tu cesta ( como te señalaba la nota), así como el alma desangelada ( que no hacía falta anotar ). Dedos que osaban traicionarte y dejar tu reputación por los suelos, más que si fuese la suegra la que te redactara el curriculum vitae. Pero uno que ya va calzando con cierta dificultad los zapatos de la historia desde hace una pila de años adoptaba pose de indiferencia aterciopelada, dirigiendo los ojos tan lejos como me permitía la mirada. Ahora mientras estoy en la cosa, reparo que la crisis afecta una barbaridad a las Wilkinson, Gillette y Bic, porque lo que más se ve son bigotes y no tangas. Y más malas caras que sonrisas. ¡Qué tiempos aquellos !. No tan lejanos.
Ahora que en las gasolineras han puesto personal en abundancia para atendernos en el servicio sin que formemos colas y que los menús del día de los restaurantes parecen próximos a la anorexia o bien, que son jerseys de pura lana virgen, de Bershka, lavados en agua caliente.
Que en las playas estamos como si fuésemos de vacaciones a Ushuaia, de crucero por los fiordos de Groenlandia e Islandia o a Yellowstone. Si que el que no se consuela es porque no quiere. Tengamos guita o no, la imaginación es fundamental. Aprovechemos lo que tenemos delante para dejarla volar.
Que las bibliotecas parece que no quieren abrir los libros para que nadie robe las letras que traen en su interior, no sea que la gente las lleven para casa y hagan una sopa con que entretener el estómago.
Que en misa el señor cura está por la labor de ahorrar gastos y dedicar el dinero de las obleas a los huerfanitos del tercer mundo, dando dos galletas ( manuales, de las de toda la vida, de las de ida y vuelta ) y que la gente se vaya caliente para sus casas.
Que en las fiestas del pueblo se me quitan las ganas de pedir una tapa de pulpo y no por el precio que me clavan, ¡ eh !. Que aunque me confundan con Jesucristo y me aseeteen tres clavos por media docena de rabillos de pulpo, tipo caracolillo de Dª. Estrellita Castro, diez botones caídos en desgracia y dos tajadas " achicletadas " no es lo que más me hace recelar, sino que al pulpo que le cogí confianza desde que lo ví, todo coloradote él, en las fiestas del pueblo  vecino. Va para 20 días.
Ahora que las nóminas han preparado el verano para ponerse el bikini, no el del año pasado, sino del tiempo de la tía Engracia. Que el Estado hizo y hace un esfuerzo ímprobo, de titanes incluso diría yo, para crear la mayor empresa pública del país, que a poco que la publiciten seremos la envidia del mundo, el INEM.
Que tampoco el Sol parece ponerse de acuerdo en los emolumentos que deben abonarle los ayuntamientos, con mando en la playa sobre todo, haciéndose de rogar más de lo que es menester este verano, empezando su trabajo sin chicha ni limoná. Se asemeja más a una gaseosa de marca blanca, que pierde fuerza nada más abrir el tapón, que a un parrillero dorando los cuerpos serranos de las chicas de buen ver.
Ahora es el momento donde más arrestos debemos echarle a la vista y decorarla con una sonrisa. Alegrar el espíritu con la sencillez de lo sincero. Combatir la tristeza y la desgana.
Comprometámonos con decisión y energía teniendo confianza y seguridad en nuestras posibilidades para ser felices y que no lo vamos a dejar en el intento. Afrontemos con valor los reveses y agudicemos el ingenio para encontrar el duende de nuestra alma. Exprimamos nuestra inteligencia y sepamos que en las pequeñas cosas hay grandes valores dispuestos a enriquecernos. Las burbujas del cava son chiquitinas pero hay que ver cómo alegran y cuando menos, nos entretienen mientras intentamos contarlas una a una. No nos agazapemos en nosotros mismos y demos palabras de ánimo a los demás para que nos devuelvan sonrisas. Y no nos olvidemos de visitar a los enfermos, que para su desgracia, tienen la autoestima más baja y el aliento debilitado.

Suerte sobre todo a aquellos que lo intenten.


Youtube Milk & Sugar vs. Vaya con Dios- Hey ( Nah Neh Nah ) / Unofficial/


24.7.12

* Regreso *



Restablecida con las caricias de las olas en mi alma y en mi cuerpo, vuelvo empujada por su rumor subyugante.
No sabía yo que los ocasos en naranjas y rosas tenues, deshilachándose a su capricho,fueran un bálsamo para  que las heridas fueran cicatrizando lentamente.
He aprendido cosas nuevas y sencillas a la vez y en la playa de la vida.
En ella he sepultado el lastre que me impedía estampar mis huellas, paso a paso, con firmeza.
Ahora su rastro es visible, porque mis pies pisan la madre tierra y así lo he decidido.
Tengo motivos suficientes para seguir aquí y al otro lado de mi rincón, aunque mi tiempo sea limitado, sé cómo recuperar la magia y amoldarla a mis letras.
El sol ha nutrido mi piel, la ha tostado dulcemente como la madre que mece a su hijo y lo acuna.
La gente que iba y venía, con sus cosas tan diversas, ha arrancado muchas sonrisas en mis labios en esta pausa que elegí, no hace tanto.
He olvidado ya  aquellos días de preguntas sin respuestas y aquel dolor es ya parte de un pasado que no guardo ni siquiera en mi memoria.
Regreso, renovada, por dentro y por fuera, como los amaneceres, todos distintos y bellísimos para mí.
Saludo con ternura a mis fieles lector@s, l@s de siempre y l@s que se unen ahora, con un entrañable y sincero: ¡Gracias por esperar a que volviera!.






11.6.12

* Adiós *



Llevo días completos, noches en blanco, amaneceres que no son agradables, no como los de entonces.
Muchas preguntas muerden mi razón sin descanso, hasta que me vence el sueño, del que no quisiera despertar.
Cuando duermo, mi memoria descansa de buscar señales en el pasado, aquellas que darían solución a mis dudas.
No comprendo nada de lo que ha sucedido y me duele.
¡Me duele mucho!.
Más de lo que imaginas, porque no tengo sino pesados silencios, ni un lugar donde encontrarte.
Quisiera mirarte de frente, clavarme en tus pupilas y preguntarte simplemente:
¿ Por qué, por qué, por qué?.
Todo fue un sueño del que no puedo despertar, porque la realidad hace que mi alma está en carne viva.
Me empujaste a un juego peligroso que no buscaba y  me dejé llevar por tus halagos.
Cometí una equivocación al  haber consentido entregarte mi corazón de amiga, sabiendo el daño tan inmenso que sentiría si fracasaba en el intento.
Todo se acabó de repente y me quedé vacía, sin palabras, sin una justificación tuya para mi consuelo.
Tenía necesidad y derecho a saber las causas de lo que pudo pasar por tu mente, pero hasta eso me negaste.
Mientras tanto yo te esperé, un día, dos...¡tantos!.

Te digo adiós.
Adiós para siempre.
Vete como quieres, sin reproches  y déjame con mis lágrimas amargas, con mi corazón entristecido por tu cobardía.
Sin mirar atrás sigue con tu vida, ya no eres parte de la mía.
Sin segunda parte de nada, sin perdón y con el olvido presuroso, de lo que no fue y pudo haber sido.

No me acordaré del daño que me hicieron tus mentiras, sino de lo feliz que te hice, cuando me las decías.

7.6.12

* Paseo * Autor: Joaquinito.




Entre los pasos dibujados esta tarde en mi paseo habitual, rodeado de hierbabuenas, lavandas, mentas, alguna amapola que otra, margaritas, de las amarillas y de las blancas, también manzanillas, tréboles blancos y malvas, dientes de un león presto al mínimo soplo para deshacerse en una difusión de vuelos níveos, una trémula bailarina contoneandose sobre sus delicadas patitas, la aguzanieves, me avizoraba de reojo ahora y del otro lado después. Y margaritas lilas, espolvoreadas aquí y allá.
Abrazándome al paso el olor de romeros, oréganos, hinojos y hierbabuenas. Me alegraban, asimismo, los cantos de pájaros de conservatorio, jilgueros, verderones y verdecillos, entremezclados con los chillidos bullangueros y comediantes de los chocarreros gorriones de la calle del Olvido y la Desmemoria. En una jaula, un canario parecía declamar más que cantar, con cuidada parsimonia y magnificencia, el solfeo de escolanía del más alto nivel que él dominaba. Artificiosa ampulosidad ejercida sin mayor denuedo, melindre canoro incluso podría pensarse.
Iba llenando los ojos, dejando atrás los tatuajes de mis zapatillas en la arena, con los amarillos de los mohínos o santimonias, de los piornos o retamas y hasta de las coles, salpicados aquí y allá de rojos de los rosales domesticados. De rosas, amarillos, blancos y fucsias de más flores de bien y mejor nivel.
Empapado en mi recorrido de fragancias de lavandas, de quedos y restantes azahares de algún que otro limonero repleto de amarillos y de naranjos verdes, aún moteados de naranja, de alhelíes, azucenas, calas y entremedias, el jolgorio vespertino de treinta y un mil seiscientos veintitrés grillos que interpretaban al unísono, no sé si una mazurca o una chirriante sinfonía mal ensayada. Respetando, en silencio, el paso y traqueteo de mis pisadas y pensamientos, para continuar amenizando su verbena particular, poco más allá de que yo me había ido.
Mirlos, palomas, una abubilla, en franca decadencia, con una lombriz colgada de su pico, a modo de bigote de mariachi y pardillos próximos a viñas de hojas tiernas, algún modesto herrerillo, otro carbonero y un carpintero troquelando el bosquejo de la casa para su futura familia. Un solitario gladiolo escarlata saludaba mi paso, así como intensos jazmines y más rosas. De las rojas, de las blancas y de las otras. Flores olorosas, de fiesta y rústicas. Espesos y aromáticos laureles. Incluso vi lejano, un grupo de acacias, vestidas con extensas blusas blancas, venidas de un tiempo ya perdido. Hiedras tapizando muros sin la delicadeza del musgo, ni la elegancia de los deseos y sentimientos de los que manan tus escritos. Una solitaria mariposa blanca, apática, garabateaba su vuelo.
Llamaron mi atención los trinos engolados de un señor mirlo, posado en la rama de un manzano. Elegante, con su frac reluciente y el pico intensamente anaranjado, mientras alegraba melodioso la espera su compañera enclocada en el nido, como interpretando una romanza con ocarina. La tarde rebosaba de calor, luz y color.
Descansé un rato a la sombra de unos robles y me entretuve mirando a un abejorro que libaba meticuloso, los dedales de un grupo de chupamieles. Entraba y salía raudo, de flor en flor, con las patas enharinadas en polen. Un cuco cantó abúlico en la fronda, sin dejarse ver, indiferente, sabedor de que nunca nadie volará sobre su nido.
Me refresqué entretanto, desmenuzando unas hojas de hierbaluisa entre los dedos. Retrotrayéndome como de costumbre a la infancia, cuando la abuela me frotaba el pelo, la cara y el cuello con estas hojas para oler a mimo y a guapura, prestos a salir camino de la iglesia descontando las campanadas avisadoras del tiempo restante para el imicio de la señal de la cruz.
Unas tórtolas cuasi ronroneaban en unas ramas plenas de cerezas verdes, las más pizpiretas con los mofletes incipientemente arrebolados de colorete. Apenas dos docenas de pasos más allá, un arroyo anteayer torrente, canturreaba sin ganas un murmullo cada vez más leve y más escurrido, donde las ranas tomaban más el sol que los baños refrescantes.
Sobre un elevado barranco los brazos de las hiniestas, ceñidos por multitud de flores amarillas emulaban a los cohetes de las verbenas de nuestros pueblos cuando dejan tras de sí una estela luminosa, dorada, brillante.
Una hora después me vi sentado en una roca, contando las olas que venían y despreocupándome de las que se iban, sin reparar en el ruido que provocaba el agua, golpeando al internarse entre los recovecos que había en medio de las piedras.
Tres ánades reales se mecían indiferentes, marcando las distancias, mientras una pata llevaba tras de sí, de paseo y merienda a una guardería de 11 currillos piantes. Buceaba cerca un cormorán, desconfiado, en busca del papeo. En la arena de la playa varios vuelvepiedras rebuscaban pulgas entre el limo, más ostreros descansaban agrupados y una garceta con sus botines amarillos parecía no querer mojarse, mientras asaeteaba pececillos donde el agua empieza a ser salada.
Había dejado atrás enhiestos gamones, predios baldíos nevados de espondilios, capuchinas anaranjadas al borde del camino, caléndulas y también numerosas consueldas azules, minúsculas pero bellas. Bruñido céfiro untado del perfume de las trompetas blancas al caer la noche me pareció percibir tras el muro de una casa. Una gaviota se dejaba mecer, mientras se miraba la blancura de su plumaje en el espejo salado, sin apenas balancearse. También una garza, impasible el ademán, un ojo aquí y otro en el interior del agua somera, no sé si comía, descansaba a la pata coja o solo miraba.
Y reparé que flores, pájaros, hojas, aromas, aves, colores e ilusiones venían a mi encuentro para traerme noticias sobre ti. Que no me preocupase, ni mascullara tu ausencia de la tranquilidad de tu blog, semejaba que me decían.
Parece ser que hace días te vieron unas zuritas, que se lo habían contado a unas torcaces viajeras más arriba de Carcaboso. Una de éstas le comentó lo que había oído a un grupo de tórtolas pasado ya Guijuelo. Doña Cigüeña declaró que ni había escuchado nada ni iba de correveidile de nadie, ni en Benavente ni en La Bañeza. Una garza oyó algo a unos curros en Villafáfila y también en la Nava a unos tarros, pero no sabe a ciencia cierta a quien se referían.
Resumiendo que por lo que les entendí, lo estabas pasando de vicio en las fiestas y verbenas de la Córdoba alegre y dicharachera. La tacita de los patios hondos, floridos y frescos. Entre sones de guitarras, palmas y cantes jondos. A un tris de unos camellos que corrían desaforados según van cayendo las bolas en los agujeros mientras vociferaban " ¡ ...y otro jamón...y otro jamón ! desde los altavoces de una tómbola...." ¡ iiiiiiieeeeeeeeeeeekkkkkk...iiiiiuuuuuuuuuuiiiiiiiiiiiiiiiiiiii" atropellaban los oídos, los soniquetes estridentes de la bocina de una serpiente multicolor de cochecitos, trenes y más cachivaches. Niños que lloraban implorando una última vuelta más. Griteríos ensordecedores de jaranas múltiples y diversas. Algodones de azúcar. Almendras garrapiñadas. Vinos, manzanillas, sombreros cordobeses, vestidos repletos de lunares, peinetas y rebujitos. Y los euros mermando más que el agua bendita en tiempos de adviento.
¡ Qué alegría me llevé !. ¡ Qué tranquilidad y cuánta envidia, Inés !. ¡ De la buena !. ¡ Joía !.
Solo deseo que lo pases inmensamente bien, tanto como tranquilidad dejas cuando te leo.
Y así se me fueron las horas, el tiempo y el sol. Una barca a lo lejos ni se movía, diríase que fondeada. No corría el aire. Al igual que la gaviota, solo se miraba en el agua.

... Comeré sonrisas de tu árbol.


Youtube Amancio Prada Canción de Amor nº 2 racnauj           

29.5.12

* Mi pecado *




¿Cuando me toca a mí y vienes a mi mundo?

Habrás guardado en un baúl aquellos momentos en que nos reíamos de la vida y se nos pasaban las horas sin pensarlo, seguramente.
Quizá tu vida ahora es otra muy distinta y yo ya no soy necesaria en tu camino en este tiempo.
Ó no pude darte lo que esperabas de mí, en aquel momento que sólo te escuchaba, sin pedir nada para mí.
A lo mejor tu tristeza o tus tropiezos pasados cambiaron a sonrisas y mi lugar contigo ya es de otra persona.
Hablarás en baja voz de tu suerte, de tu rabia, de tus sueños en otro lugar, mirándote en otros ojos, lo sé y lo entiendo.

Si te acuerdas de mí en un rato de descanso, dedicame un minuto desde tu olvido y tráeme una flor de tu jardín.
Pienso en tí, todavía.
Te esperé al borde de mi camino, una y otra vez, sin sentir tu presencia en el horizonte.
Quise hablar y decir tu nombre, hacer que volvieras de repente, pero guardé un silencio cauteloso, en el rincón al que me obligas.
Esperé lunas y soles, con calor y frío en el alma, te esperé siempre, con mi equipaje dolorido.
Te regalé  mil espacios de ternura, únicos y bellos , perfumandolos con mi presencia y mis sonrisas y no tengo nada de aquellos días.

Ni risas quedan, ni charla alguna, ni nuevas tuyas, no tengo nada más que silencio.
Un silencio que me araña todavía, que pregunta por tí.
El olvido que sospecho, me mata con su ironía.
La razón se calla y la esperanza se va a volar a un sitio que no encuentra reposo.
Pasaron los días, demasiadas preguntas solas en el aire.

Camino descalza, como al principio, sin saber cual pudo ser mi pecado.



27.5.12

* Quiero de tí *



Quiero ser tu  suave melodía, hasta que te adormezcas con mis besos en tu piel.
Quiero ser el agua que recorra tu cuerpo, cuando tienes sed de mí .
Quiero ser el lienzo suave que seque tu frente cuando vienes cansado de tu trabajo y me buscas.
Quiero ser el lecho de tu descanso, sin relojes, ni visitas en la puerta que molesten.
Contemplarte embelesada mientras descansas y te duermes en mis brazos, quiero.
Quiero despertarte despacito, buscando tus puntos cardinales, con la palma de mi mano.
Abrir las cortinas de la vida y ser partícipe de ella, como tu cómplice y amada.
Enseñarte a descubrirme paso a paso, día a día y conjugar tus deseos con los míos.
Ser tu café de madrugada, tu manjar favorito a media tarde y el aire que respires.
Tu pensamiento constante y tu ilusión verdadera.
Tu amor y tu compañía.

Quiero todo de tí contigo, porque así lo he soñado.


25.5.12

* Volar *





Escucho tu voz como agita mi corazón y mis oídos, pero desconozco sus matices todavía.
Oigo tus sonrisas en lo profundo de mi alma cuando piensas en mí y te adivino.
Sé ya tus sueños conmigo, cuando estás a punto de dormirte y me das las buenas noches.
Sabes de mis ilusiones locas por tener tu mano en mi mano.
Espero por tí el tiempo que me resta para volar a tu lado.

Volar porque te quiero,y reposar a tu nido.
Descansar en  el porche de tus noches.
Bailar bajo la luna blanca con  tus besos.
Soñar sin tristezas y dibujar mil abrazos en tu pecho.
Amar y amarte.
Sentir y sentirte sólo a tí.

Ir por tí, volar a tu lado y quedarme para siempre.


9.5.12

* Ausencia *



Estoy ausente, llevo días, demasiados, pero aún necesito más, no sé porqué, no encuentro un motivo preciso  de mis silencios para plasmarlo aquí.

Mi vida se esta parando despacio y mi camino no sé qué rumbo tomará, ni porqué razón.
Demasiada intensidad de antaño, pocas sensaciones ahora que me espabilen, realmente no lo sé.

No tengo ideas, me estoy encerrando en mí misma, construyendo una coraza peligrosa que me aisla de todo.
La vida va pasando a mi lado y no se detiene, ni yo misma la contemplo.

No sé si necesito pensar o ya lo tengo todo meditado.
No puedo hacer nada, teniendo que hacer tantas cosas, todo sigue ahí, a la espera y se queda quieto.

Me veo a mí misma y no me reconozco, no recuerdo los motivos que me traían aquí o ya me abandonaron.
Estoy cansada por dentro, agotada, mi mente está dormida y mi cuerpo se abandona a las circunstancias.

Otro día más pasa por mí, como  muchos anteriores pasaron ya por delante de mis ojos cansados y no avanzo.

Algo pasa dentro de mí y tengo que aprender a vivir de nuevo.




26.4.12

* Mientras *






Mientras una sola palabra con  sentido exacto cobre vida.
Mientras sea capaz de provocar respuestas emocionadas.
Mientras sea capaz de pensar en rosa y miel.
Mientras las circunstancias me den tregua, para asomar mi alma al rincón al que acudes, vendré.
Seguiré prendiendo en el cielo invisible mis pequeñas estrellas con toda mi ternura y mis sueños.
Pondré una a una mis lágrimas dulces, desperdigadas en el silencio en la noche.
Tapizaré paisajes de ternura, hilvanados con puntadas de sonrisas de mil colores, sin que asome ni un dedal de amargura, porque no cabe en mi corazón.

Sé cosas del amor, no sé si muchas o pocas,  pero mi cielo y mi mundo tiene unos matices bellos, cuando me miro en sus ojos.
Me embeleso y me quedo en ellos y siento en sus besos mil sensaciones.
Sueño en su pecho cuando él me abraza con su arrullo y me consigue.
Canto a su corazón porque es la ilusión de mis latidos y sus caricias son el rumbo exacto a mi locura.
La miel de su amor en mi persona me hace tan dichosa, que quiero pregonarlo a los cuatro puntos cardinales.
Viviré su amor con  toda su intensidad mientras me dure la vida.
Mi vida sin él no puede existir para mí.

Mi vida  es suya desde siempre y para siempre.











25.4.12

* Sorpresa *



Voy a darte una sorpresa con mi visita, te traigo nuevas de mi andadura.
Sabrás de mí, después de mis silencios y verás que nada cambió, mientras la vida pasa.
Incluso en ellos estoy y tu los reconoces, imaginando mi estela a tu manera.
Quiero parecer un mar en calma, cuando el sol despunta y traspasa la noche oscura.
Quiero pasar de puntillas, como la brisa que nos regala sus caricias, a su paso.
Quiero ser comprendida, como razón primera de mis letras ordenadas.
Soy la que soy y me gusta ser así, aunque las tempestades se empeñen en ahogarme, resurjo una y otra vez, vencedora.
Busco fuerzas continuamente, las reuno y sigo empujada a la meta que me espera victoriosa.
Cuido con esmero en mi corazón los afectos que siento, me dan la vida y son mi alimento día a día.
Me freno en abrir el corazón de par en par, no beso sin motivos, me cuesta dar el paso.
Hay distancias que me parten el corazón, porque no puedo borrarlas y sentarme a tomar ese café, que me espera desde siempre.

No te olvido, sé que lo piensas, sigues existiendo en mi memoria.
No dejes de creer en mí, yo no cambié y permaneces conmigo en mis silencios elegidos.
No me desconozcas ahora, no temas perderme, porque esté ausente.
Afronta la realidad, la que tienes, la que toca y siente que eres la mitad de todo lo que te rodea.
No pierdas los colores que existen en el aire, no des por acabado nada.
Mis alas son las mismas, vuelo libre, así lo decidí, sin pararme en nidos que me son ajenos.
Camino sola, sin equipaje y mi vuelo no tiene besos, ni se cobija en las lunas, fuera de este rincón.
No puedo cambiar tu mundo, no puedo cambiar el mío, es la vida.

Tu vida, la mía, mi sorpresa, mi amistad, son cosas nuestras.




24.4.12

* Magia *




Callada estoy, más bien por dentro que por fuera.
Traigo en mi alforja un tiempo que no mide el rictus de mi boca.
Trato de ordenar una y otra vez los estantes de mi credo, lo que es y lo que conviene, lo que se ve y lo que vivo.
La firmeza que construí con el paso de los tiempos, aquella de la que soy dueña, se hace vulnerable por momentos y arrugo mi alma en el sitio de mis naufragios interiores.
Mi silencio aprieta en la garganta y no hago nada, porque no puedo revolverme a lo que pasa y llamar a la puerta de un amigo.
No quiero angustiarle con esas pequeñeces mías que hacen que me estanque.
Prefiero esperar en el camino a que pase y me salude con el calor de sus sonrisas.
Prefiero que me vea alegre, como su amiga de siempre, bromista con lo serio y traviesa con la vida.
Debí agitar mis palabras al viento, lo sé y enseñarle las lágrimas de mis mañanas, pero oculté todas y cada una, esperando que secaran con el sol de la mañana.

Y vino, sin esperarle, como debe ser, se asomó a mi momento y sonreí enseguida, porque me tendía su mano de tiempo y paciencia.
Me  acurrucó generosamente en su regazo, porque sabe hacerlo y me conoce como nadie.
Su ramillete de amistad, perfuma mi tristeza con la fragancia necesaria para alejar mi zozobra.
Sus palabras justas y sabias hacen que me sienta mucho mejor.
Las medito cuando se va, porque la vida  le llama y tiene que seguir camino.

Un amigo que sabe ser, estar y parecer, da las fuerzas para seguir fortalecidos en la senda de la vida.
Su magia y  lealtad convierten las dudas en verdades y lo amargo en alegría.


" Desde siempre supe que seríamos amigos, no sólo porque podemos hablar de todo, sino porque sabemos callar juntos ". Manuela Casal.








11.4.12

* Esfuerzo *




Cuando llega la buena noticia de alguien que sufría  y sabemos que está mucho mejor, es como un regalo especial, que hace que el día sea radiante.
Su camino no era el adecuado, pero aún no lo sabía.
En un momento crucial esta persona, tomó una decisión tajante que cambió todo, a pesar de que dudaba de sus fuerzas, para poder conseguirlo.
Fue y es una lucha titánica contra sí mismo y lo sabe, ahora sí.
No le vi en el momento de su desesperación total.
No supe cuántas lágrimas derramó de impotencia, en la soledad de su habitación, sin saber qué hacer.
No le vi, yo no estaba.
No supe su historia personal, ni el detonante que le llevó a ser aquella persona que no quería ser, ni hacen falta  los pormenores.
Los motivos para caer en aquel pozo de la forma que lo hizo, no hay que recordarlos.
Ahora tiene los más valiosos, para huir minuto a minuto de ese " demonio " que le consumía y se apoderaba de su razón y de su existencia.
Nadó un día, otro y otro más, hasta lo más profundo de sus miserias y no le gustó lo que contemplaba.
Gritó, las expulsó y su fuerza de voluntad fue arrancando uno a uno sus miedos y ahora es una persona maravillosa, llena de vida e ilusiones.
Sabe que su trabajo es largo, que el " enemigo " acecha en cualquier esquina, pero está preparado para vencerlo, porque no está solo, como creía.
Ahora ve con claridad lo bonito de la vida y del Amor también.
No está sólo, nunca lo estuvo, solo que ahora ya sabe quien es y sabe cuánto le apreciamos.

Tan sólo soy una mera espectadora, desde mi lado, pero estoy contenta de su curación, de sus logros y sé que lo conseguirá, estoy segura.
Conocer personas luchadoras como la que relato hoy, hacen que una sonría cada mañana y vea que la vida es maravillosa.

" Tanto más crece el esfuerzo, cuanto más consideramos la grandeza de lo emprendido ". Séneca.


10.4.12

* Pausa *




La vida, un día se para de repente, deja de girar y girar, como aquel tiovivo de colores de una atracción de feria, sin que una se dé casi cuenta.
La gente que parecía contemplar mi felicidad, ya no presta atención, se va y el silencio de aquellas voces, hace que piense en muchas cosas, todas mías.
No me apetece cambiar, para ser distinta a la que soy, pero quiero mejorar ese "yo" mío, que a veces nubla el cielo azul que planeé siempre.
No me gusta estancarme, como el agua de lluvia en un charco, porque eso no  es avanzar hacia delante.
Trato de desanudar el ancla del pasado que se fué, ya es sólo eso y nada más.
Lo que tengo me basta, lo que soy me gusta y lo que ven y piensan de mí quienes me quieren, se ajusta a la realidad de mi diario.
Los que me señalan con un dedo acusatorio, no me preocupan ya, porque no son nada, ni nadie para mí.
Me gusta observar más allá de lo sencillo hechos y gentes, sin birrete ni toga, pero con perspectiva y cautela.
No me gusta que me hagan daño, por envidia o por notoriedad en el circo de la vida, sea cual sea el escenario.
El tiempo tan sabio él, suele poner justamente a cada quien en su sitio.
La mejor victoria es el silencio,  desgranando los motivos en frío, con el devenir del tiempo.
Y se hacen pausas, las necesarias para repasar todo lo que fue y lo que pudo haber sido.
Yo las hago.
Se sale del letargo y se toma la vida de la mano otra vez más, para seguir avanzando, con lo que te queda y lo que tiene que llegar por sorpresa.
Se camina con lo auténtico, con los seres queridos y el lastre que frenaba los pasos o que enturbiaba mi sonrisa, se va alejando, hasta el olvido.

En mis pausas, estás con tus palabras de aliento, sabes que sufro, sufres por mí y conmigo.
Hice una pausa y acabada está.
Resurjo con fuerza ahora, para combatir en los mares de locura todas mis tempestades interiores. Dibujar quiero por tanto, cielos de  mil colores y me propongo cultivar campos de flores y sonrisas. Es mi sino y mi estandarte.
Sigo escribiendo. Ven a mi rincón y siéntate  a mi lado.

¡¡ He vuelto !!.




29.3.12

* Esperanza *






Hoy le tomé la delantera a los primeros rayos de sol, quise atrapar el rosa que se iba difuminando lentamente en el horizonte y guardarlo con primor en mis retinas.
Quiero sacar el jugo al día, gota a gota y decirle a la impotencia que me embarga, que me deje y que se vaya.
Parece haberse instalado en un rincón de mi alma y hace que me domine una tristeza almibarada.
No me conviene andar tan despacio por la vida y dejar pasar un amanecer tras otro.
No me gusta mucho lo que siento estos días, porque me cuesta aceptar que la vida se consume lentamente y no puedo hacer nada por prender una llamita de sonrisas, en un corazón que sufre.

Quisiera darle parte de la mía, recordar tantos bellos momentos que vi un día, cuando la miraba sonriendo.
Pero no puedo, ni ella puede, no podemos.
Es la vida y es la muerte que nos llama y no queremos ir a su encuentro.
Sufres, sufro, sufrimos juntas y por separado, cuando piensas de nuevo, cuando recordamos todo.
Menos que tú, yo.
Más tú, mucho mas que yo.
Te desesperas, preguntándote porqué a ti, porqué no a otra, mientras los demás evitan llorar delante tuya.
Perdiste lentamente la salud y miraste hacia otro lado, porque no tenías tiempo de cuidarte.
No podías, no sabías o no quisiste.
Ya no importa, ahora hay que coger las riendas entre todos, vencer uno a uno todos los inconvenientes y vivir intensamente.
Ya no podrás cumplir muchos sueños que se quedaron esperando en la antesala de tu vida, lo sé, lo sabes.
Hay que vivir el presente, desde el amanecer a la noche.
Hay esperanzas, muchas y vamos a buscarlas y a ganar la batalla al feroz enemigo que invade tu garganta.
Hay miedo, todo.
El mío a perderte, el tuyo a la muerte.
Lucharemos todos junto a ti y contigo cada uno de los días.
Pondrás todo de tu parte, sin vencerte, te toca sacar esa mujer fuerte que fuiste un día.
Aunque no sepas que me dueles, aunque tengas mucho miedo ahora, vencerás.


Tormentas a lo largo de la vida hay muchas, pero el sol majestuoso vuelve a brillar entre las nubes, siempre.